S

«El callejón de Don Bartolo», leyenda queretana

Bartolo Sardanetta, conocido como”El segoviano” habitaba en nuestras calles céntricas a mitad del siglo XVII. Era un hombre muy rico, era prestamista y además, poseía terrenos y casas que quitaba a quien le debía.

La gente decía que era un individuo solitario y tenía por ama de casa a su hermana, de quién según la leyenda, estaba muy enamorado.

Cada año, en su cumpleaños, ocurría algo que llamaba la atención de sus más allegados, a quienes invitaba a dicha celebración pues a la hora del brindis era común escucharlo pronunciar – “Brindo por la señora mi hermana, por mi ánima y por el 20 de mayo de 1701” Nunca nadie supo qué significaba esa fecha y mucho menos porque era tan importante para él.
Al llegar tan mencionado día, por la noche se escuchó un ruido despavorido y a la mañana siguiente al pie de una elegante cama se encontraba el cadáver de la hermana estrangulada, y pegado al techo, se encontraba el mismo Bartolo poseído sin vida.

Desde aquella horrible fecha, dicha calle lleva como título “El Callejón de Don Bartolo”, y la casa misma es conocida como “La casa de los espantos”, actualmente se encuentra en ella la Secretaria de Educación Pública, ubicada en Pasteur Sur No. 23, Centro Histórico.

Te puede interesar

Los murales de la Secretaría de Educación Pública. Libro abierto al arte e identidad de México

En 2018, la Secretaría de Educación Pública (SEP), editó el libro Los murales de la Secretaría …

A %d blogueros les gusta esto: