La Muy Noble y Leal Ciudad de Nuestra Señora de los Zacatecas.

Es considerada una de las piezas más hermosas del mosaico que conforma México. Esta localizada , en medio de las dos más grandes cordilleras mexicanas y es uno de los lugares más atractivos para visitar.

Su diversidad de lugares ofrece una experiencia fascinante para todo viajero, garantizando su diversión, recreación y esparcimiento, en un acogimiento de tradicional hospitalidad.

Su ciudad capital del mismo nombre, ofrece la experiencia de vivir una época pasada, perpetuada en un eterno presente en donde el tiempo se ha quedado contenido en la magia de sus edificios y en sus serpenteadas callejuelas.

Conocer Zacatecas es descubrir la transfiguración de la plata convertida en bella arquitectura. Zacatecas es un real ejemplo de tradición y vocación cultural, un lugar donde se vive la historia palpitante a través del arte de sus museos, de su arquitectura y de sus tradiciones. Por su historia y presencia, se consolida su categoría de ciudad colonial y moderna, proporcionando una de las pautas más importantes para entender el desarrollo del norte de México. Un original lugar, pletórico de cosas novedosas, mostradas en valiosos estuches.

México y especialmente Zacatecas, es un país tradicionalmente alegre y sus fiestas reflejan y representan un indudable sincretismo mestizo, pues la amalgama de culturas no sólo mezcló sus genes, comidas y palabras, sino creencias y desde luego, la forma de celebrar los acontecimientos.

En Zacatecas el menú festivo es variado y significativo, con un gran abanico cultural de magníficos eventos de proyección internacional. Aunque durante el año se realiza una programación de eventos, las galas festivas se muestran durante los grandes festivales como: el Festival Cultural Zacatecas, en las semana Santa y Pascua; el Internacional del Folclor, celebrado en mes de julio; las tradicionales Morismas de Bracho, en la última semana de agosto; la gran Feria Nacional de Zacatecas, las dos primeras semanas de septiembre.

Otros festivales que se realizan en este estado, está el Internacional Festival de Teatro de Calle, que se presenta la tercera semana de octubre. Estos platos fuertes se complementan con las demás celebraciones realizadas en los alrededores de la ciudad y en el interior del estado, las cuales cuentan con características propias y de una prolongada tradición.

El estilo de beber y comer de los zacatecanos, así como algunas formas de pensar y vivir, refieren mucho a las costumbres castellanas, pero endulzadas con el firme carácter de nuestra cultura mestiza.

Entre los platillos típicos resaltan la birria de carnero y chivo, es decir, carne de ganado menor sazonada al vapor o a las brasas.

Cada establecimiento posee secretos culinarios que le brindan un sello particular a su obra, que en lo general constituye un verdadero manjar. Las gorditas de maíz rellenas de diferentes guisos son parte de nuestra cultura gastronómica popular, pues constituyen una rica variedad. Cada guiso es diferente y muestra un espléndido colorido de sabores.

El asado de boda representa nuestra cocina barroca. Se trata de un mole de orígenes locales muy típico en los banquetes nupciales desde hace ya varios siglos. Los ingredientes con que se elabora representan el mestizaje de los fuertes sabores locales (chiles) con las especies y sazonadores exóticos bien recibidos por la cocina mexicana. Con chile también se elaboran o sazonan otros platillos como el pozole, las enchiladas, los tamales y los tacos.

La vitivinicultura zacatecana ha ganado prestigio en los últimos años con el desarrollo de varias empresas dedicadas al cultivo y crianza de vinos, de las variedades chenin blanc, cabernet sauvignon y ruby cabernet. Carrera, Cacholá, Cantera y Plata son algunas denominaciones que valen la pena degustarse. Algunos de estos productos han sido premiados en los certámenes de viticultores.

El mezcal, proveniente de distintas partes del Estado (Pinos, El Teúl, Jalpa, Juchipila y Tlaltenango), acompaña desde siempre las celebraciones de los capitalinos, siendo el alma de la fiesta durante las tradicionales callejoneadas zacatecanas, mejor conocidas como «andanzas por los barrios». En el verano, la campiña zacatecana es pródiga en tunas, cuya humilde excelencia, ofrece gran variedad de especies para agasajo de los paladares locales y fuereños.

La Catedral de Zacatecas es una representación muy valiosa de la arquitectura churrigueresca mexicana, fue edificada por mineros durante el siglo XVII y es sin duda la obra religiosa más representativa de la ciudad adquiriendo el título de catedral en 1862.

El inmueble está labrado en la típica cantera rosa de la zona y su fachada principal cuenta con tres cuerpos sostenidos por un trío de columnas con una cruz como remate. En total son 2,394 metros cuadrados de belleza.

Zacatecas es considerada como la segunda ciudad con más museos del país (después de la Ciudad de México). Y este calificativo se refiere tanto a la cantidad, como al de la calidad extraordinaria de sus contenidos, cuyas admirables colecciones se exponen en interesantes espacios de gran valor histórico, cultural y arquitectónico, las cuales abarcan casi todos los ámbitos y disciplinas.

En sus museos se podrá encontrar una extensa variedad de piezas de carácter universal que marcan una línea de tiempo, y con las cuales se viaja desde las más remotas civilizaciones, como la griega, la egipcia o la hindú, hasta las precolombinas o del periodo colonial mexicano, sin excluir desde luego a las expresiones científicas contemporáneas o las modernas y evolutivas manifestaciones plásticas artísticas.

Estos museos, además de desempeñar un rol educativo importante para la sociedad, son microcosmos que permiten al visitante reconstruir su realidad, propiciando la construcción de representaciones espaciales, con nociones de tiempo, lugar y circunstancia

Fue inaugurado en 1998 y ampliado en el 2001, y está inscrito en un edificio del siglo XIX que fuera sede del Seminario Conciliar de la Purísima de Zacatecas, y más tarde, penitenciaría del Estado. Actualmente este sitio cuenta con 15 salas de exposición permanente.

Su acervo lo integra una retrospectiva de Manuel Felguérez, con más de 100 obras, y una colección permanente de arte abstracto, conformada por obras de más de 120 artistas nacionales y extranjeros. Sobresalen tres colecciones: Los Murales de Osaka, 11 obras de gran formato elaboradas para representar a México en la Feria Mundial de Osaka (1970); La Ruta de la Amistad, que son las maquetas de las esculturas realizadas para las Olimpiadas de México 1968, así como una colección de gráfica contemporánea, integrada por obras de los artistas más importantes de las últimas cuatro décadas.

El Museo ofrece exposiciones temporales, diversas actividades culturales y cuenta con tienda-librería, archivo especializado y con un Centro de Formación y Producción de Grabado.

La tradición de la Jerezada, antes conocida como «Pamplonada Jerezana» comenzó en el año 2000, teniendo como escenario el primer cuadro de la ciudad, pues sus fines eran los de promocionar la festiva y cultural población de Jerez.

A partir del año 2009 el espectáculo trasladó su actividad a los entornos de la plaza de toros local, a fin de preservar los monumentos y sus admiradas fachadas con balcones enrejados.

En el 2007 esta pintoresca población fue incluida en la lista de los Pueblos Mágicos de México.

Zacatecas está compuesta por un gran número de ciudades y pueblos que conservan una rica mezcla de tradiciones prehispánicas y virreinales que ofrecen un abanico de atractivos turísticos que desarrollan constantemente una actitud hacia el futuro.

 

Te puede interesar

😋 Gorditas «Mi Chingada Gana» la historia… 🤣 👇🏻 #SantaClaraDelCobre #PuebloMágico ¿Ya las probaste?

Santa Clara del Cobre, Michoacán, México.- ¡Buenos días! ¿Ya listos para almorzar? Dice la historia, …

A %d blogueros les gusta esto: