La mítica ciudad maya de Kabáh en Yucatán

Kabáh, es un yacimiento arqueológico maya, ubicado en el municipio de Santa Elena, en el estado de Yucatán, México, al sureste de Uxmal.

El nombre de “Kabah”, o “Kabaah”, probablemente proviene del maya antiguo y significa “mano dura”. Este es un nombre precolombino, mencionado en crónicas mayas. Un nombre alterno es “Kabahuacan”, o “Serpiente Real en la Mano”.

La ciudad de Kabáh, es ya citada en el Chilam Balam de Chumayel y su nombre viene a significar el señor de la mano fuerte y poderosa. Se cree que este nombre está asociado con la representación que hay a su entrada, en donde una escultura representa a un hombre, que sostiene con su mano una serpiente. Teoberto Maler la llamó Kabahaucan.

Ocupa una extensión de 1,2 km²;, con una longitud, de norte a sur, de 1 km y 1,2 km de este a Oeste. Esta área es lo que ha sido estudiado de este complejo arqueológico. Se estima que los montículos que hay alrededor de las mismas, son construcciones que todavía no han sido “descubiertas”. La inexistencia de fuentes de agua obligaba a la utilización de chultunes, para la recogida del agua de la lluvia.

La ciudad se conforma alrededor de un eje, que va de norte a sur y sus edificios están comunicados mediante calzadas, o sacbés. Una de estas calzadas, de mayor tamaño, es la que sale por el arco de triunfo y llega a Uxmal, que está a unos 37 km al Noroeste. Las edificaciones se agrupan en sendos conjuntos de edificios, situados uno al este y otro al oeste del eje principal norte sur.

En el conjunto oeste, conocido como Grupo del Poniente, es donde el investigador Stephens encontró el dintel de madera que le llamó la atención, por la calidad de su talla. Este objeto fue llevado a Estados Unidos y se perdió en un incendio. El estado actual de las construcciones, es de deterioro. En las paredes de las habitaciones que conforman estas construcciones, hay pinturas realizadas con huellas de manos, de color rojo. Por este motivo este conjunto recibe el nombre, en lengua maya, de Dzalkabilkik, que quiere decir “lugar de las manos de sangre”.

 

Te puede interesar

Abre sus puertas el Santuario de la mariposa Monarca de El Rosario

El santuario El Rosario, en el municipio de Ocampo, abrió sus puertas, por lo que …